Cómo conceder menos goles y defender mejor en FIFA 22

Si no quieres perder tanto, tendrás que aprender a defender mejor en FIFA 22: en esta guía, te damos algunas claves para reforzar tu zaga

Cómo conceder menos goles y defender mejor en FIFA 22 | Kyaooo

Si quieres ganar más partidos en FIFA 22, lo mejor que puedes hacer es mejorar tus prestaciones defensivas. Y para ello, tendrás que aprender a conceder menos goles y defender mejor, una tarea que si bien será difícil, acabará repercutiéndote positivamente a lo largo del tiempo.

Es cierto que ese entrenamiento de defensa lo tendrás que complementar con uno de ataque, pero es algo que irás adquiriendo a base de jugar, jugar y jugar. Con el paso del tiempo, notarás cómo va mejorando tu defensa y, por ende, tus resultados en el juego: ¡se acabó perder en el FUT Champions o en el Squad Division!

A continuación, ¡te dejamos todos los consejos!

Consejos para defender mejor en FIFA 22

Utiliza más los mediocentros para defender

Si tu rival está atacando, en lugar de manejar a los defensores más atrasados, comienza por intentar romper el juego rival con los mediocentros. Presiona con ellos, rompe sus líneas de pase y evita que se formen huecos en tu zona.

Esto tienes que aprenderlo sí o sí, porque si al defender utilizas solo los centrales o los laterales, dejarás un hueco enorme en tu zaga cuando tu rival se vaya acercando y logre regatear o conectar un buen pase.

No te tires al suelo para robarle el balón al rival

Muchas veces, basta simplemente con presionar al contrario para robarle el balón. No es necesario que nos enfoquemos en tirarnos al suelo o en hacer una entrada arriba, ya que en la mayoría de ocasiones no será necesario: el rival sabrá que vas a hacerlo y, o te regateará, o tirarás al suelo a tu contrario, con la tarjeta correspondiente.

Si pulsas L2/LT, podrás cortar el balón delante de un rival que haga un pase, de forma que no solo le robarás la pelota, sino también la circulación de esta.

Minimiza el riesgo de que tu rival golpee

Se trata de que intentes que tu rival no golpee al balón dentro del área. Tapa todos los huecos posibles, estudia los pies buenos de los rivales y fuérzales a disparar con ellos… ve acostumbrándote poco a poco a tapar los huecos más sensibles.

Comentarios