Rise of Kingdoms

Dispositivos disponibles para jugar a Rise of Kingdoms

Es un juego para móviles que recuerdapor sus mecánicas a otros de gestión como Clash of Clans: descubre en qué dispositivos podrás jugar y en qué calidad te irá

Dispositivos disponibles para jugar a Rise of Kingdoms

Si ya has jugado a videojuegos de gestión de ciudades y aldeas como Clash of ClansRise of Kingdoms no será un juego que te sorprenda demasiado en lo que se refiere a su jugabilidad, ya que la esencia es prácticamente la misma: dirigir un pueblo, construir edificios, comandar un ejército y hacerlo sostenible buscando y generando recursos.

Aún así, el título, que es gratuito y cuenta con micropagos, se disfruta por su gran variedad de mecánicas y por la facilidad de adaptarse a los objetivos y pruebas que estos te van interponiendo con el paso del tiempo. Si estás interesado en probar el juego, a continuación te contamos cuáles son los requisitos para disfrutarlo, ya tengas un teléfono con Android o iOS.

Requisitos mínimos para jugar a Rise of Kingdoms

Rise of Kingdoms es un título que no requiere de un sistema operativo demasiado avanzado. La intención de su desarrolladora, LilithGames, es de hecho hacerlo viable para la mayor parte del mercado de jugadores. Así, por ejemplo, si tienes un Android, te bastará con tener una versión igual o mayor de la 4,1, algo bastante asequible para el mercado actual. El tamaño inicial de esta versión es de 107 megas.

En cuanto a los dispositivos de Apple, ya sea un iPhone, un iPad, o un iPod touch, podrá disfrutarse en todos aquellos que tengan una versión iOS 8.0 o mayor, con un tamaño de 884,5 megas.

El título se está convirtiendo en uno de los más concurridos del mercado de móviles ya que ocupa los 5 primeros puestos en ambas plataformas, con más de 10.000 valoraciones entre ambos y con una amplia presencia en la publicidad de Google.

Si eres de los que disfruta al máximo de un juego de gestión y de batallas en tiempo real, ¡no dudes ni un segundo en darle una oportunidad!

 

 

Comunidad