Tekken 8: nueva información sobre el regreso de la gran saga de lucha de Bandai Namco

Tekken 8: nueva información sobre el regreso de la gran saga de lucha de Bandai Namco

2023 podría ser un año dorado no sólo para los videojuegos en general, sino también específicamente para los aficionados a la lucha. Street Fighter 6, Project L, tuits sibilinos de Ed Boon que apuntan a un próximo proyecto de NetherRealm… los aficionados a las palizas virtuales tendrán mucho donde elegir, y es muy probable que tengan al menos una obra maestra entre manos. Pero además de los nombres de peso que acabamos de mencionar, hay otro competidor que no ve la hora de mostrar sus músculos: hablamos, obviamente, de Tekken 8, recientemente presentado por Bandai Namco en The Game Awards con un espectacular tráiler gameplay.

En el escenario del programa de Geoff Keighley, sin embargo, vimos muy poco y la única información difundida se refería a la voluntad de hacer el juego más agresivo. El plato fuerte del día fueron las finales del Tekken World Tour, en las que Harada y Michael Murray se explayaron un poco más y decidieron esbozar (aunque superficialmente) lo que nos espera en el próximo torneo del Puño de Hierro. Hemos recopilado toda la información que hemos podido sobre Tekken 8 y hemos intentado hacer algunas predicciones sobre esa base, sobre todo porque es probable que el próximo Tekken traiga cambios gigantescos a la legendaria marca. Veamos por qué.

Cuando Harada y Murray hablan de más agresividad, no lo hacen por puro marketing: Tekken 8 está diseñado con un sistema completamente nuevo en el núcleo de la jugabilidad, llamado Heat System. Básicamente, ahora los personajes pueden entrar en un estado mejorado después de ciertos movimientos, claramente indicado por un aura azul que los rodea. El Calor se desactiva tras unos cuantos golpes, pero parece cambiar las propiedades de los ataques, potenciando su daño y aturdimiento. Por si fuera poco, cuando l’Heat está activado los personajes son capaces de activar una ráfaga muy rápida, que no sólo cancela movimientos, sino que les permite acercarse rápidamente y continuar un combo, o ejercer presión adicional sobre un oponente que se defiende.

Esto es un montón de cosas útiles, hechas aún más centrales por el hecho de que Heat parece activarse de varias maneras – durante ataques específicos principalmente, aunque una escena muestra a Lars ya activado antes de un ataque, por lo que sospechamos que es factible incluso en estado neutral-, que sus mejoras también parecen estar relacionadas con el wheels (los giros provocados por ciertos movimientos que permiten continuar un combo), y sobre todo por el hecho de que quien es golpeado por un enemigo en este estado parece quedar aturdido durante tanto tiempo que ya no puede moverse libremente aunque consiga defenderse del primer ataque. En pocas palabras, si un jugador activa Calor, el otro tiene que callarse y parar con fuerza, o arriesgarse a recibir una lluvia de golpes en la cara.

De hecho, debes saber que, sobre todo en los últimos capítulos, Tekken es una serie que se basa en gran medida en el movimiento tridimensional libre, y en los niveles altos los jugadores más hábiles suelen conseguir dominar esquivando la mayoría de los ataques con movimientos laterales precisos, o previendo los movimientos del rival con paradas bajas perfectas y movimientos precisos. Es un ballet extraordinariamente técnico que es un placer ver en acción, y extremadamente difícil de dominar para los jugadores normales; un sistema como Heat, que parece negar estos factores en favor de una ofensiva brutal e inevitable, podría simplificar las cosas enormemente, haciendo que todo el asunto (sobre el papel, al menos) sea infinitamente más fácil de manejar.

Harada durante la charla al final del Tekken World Tour bromeó sobre las dudas de los fans con un irónico «sí, me habéis oído bien, hemos quitado el paso lateral», para después negarlo claramente riéndose bajo su bigote. Aunque subraya que Tekken 8 sigue siendo un juego de lucha tridimensional en el que el movimiento es muy importante, ni él ni Murray han hecho mucho por disipar las dudas: el Heat System no se ha explicado en detalle, por lo que actualmente es difícil decir si contiene sutilezas técnicas capaces de compensar la pérdida de los factores mencionados al utilizarlo; además, algunas de sus activaciones ralentizan el tempo, rompiendo el ritmo de juego y dando tiempo a los jugadores a pensar en los siguientes movimientos.

Visto así, da la impresión de ser un sistema introducido para hacer Tekken 8 más accesible a las masas, ofreciendo nuevas formas de realizar una ofensiva efectiva sin tener que sacrificar las mecánicas clásicas, que siguen siendo las mismas. En este punto, sin embargo, tenemos que entender hasta qué punto esta nueva característica será prevalente en el nuevo Tekken: a partir de los breves gameplays mostrados el Heat parece central, y si efectivamente resulta ser así, entendemos las dudas de los jugadores más experimentados. A todos los efectos, da la impresión de ser una forma de hacer que Tekken sea menos brutal en los niveles altos para aquellos que no quieran perfeccionar el noble arte del movimiento tridimensional, pero al mismo tiempo, si se calcula mal, podría ser ignorado descaradamente por los jugadores más hábiles, o hacer que el juego competitivo sea demasiado básico para ellos.

Dicho esto, hay que tener en cuenta la experiencia de un equipo que ha seguido la serie durante años, escucha (al menos en parte) los comentarios del público y sigue teniendo el talento necesario para aplicar esos cambios sin arruinar las raíces de una serie tan histórica. Es muy posible que todo el mundo se esté liando la manta a la cabeza antes de tiempo para nada, y que en realidad Tekken 8 no pierda ninguna característica avanzada.

Aunque ese sea el caso, la información adicional se refería sobre todo a otras confirmaciones -incluido el regreso del Rage Art, que no fue unánimemente apreciado por la comunidad- y algunas aclaraciones sobre la narrativa, que abarcará a Jin y Kazuya, y confirma el regreso de Jun como personaje jugable de una vez por todas. Curiosamente, Harada señaló que la animación del tráiler en la que Jun parece estar curando a Jin es en realidad su Rage Art, por lo que en el vídeo el pobre chico está a punto de ser brutalizado por la energía angelical de su madre.

El otro elemento en el que Bandai Namco parece haber introducido cambios son las arenas: ahora son más interactivas, tienen peligros y explosivos aún más a tener en cuenta que los muros y elementos destructibles del pasado (porque ofrecen rebotes desiguales que pueden cambiar por completo los combos), y parecen en cierto modo aplicar las zonas de peligro del último Dead or Alive a la serie Tekken. Hay mucha carne en el asador, y podríamos estar ante una revolución para la serie. Esperemos que también conduzca a una evolución efectiva.

Comentarios